El reporte Cañitas/Trejo

Carlos Trejo es uno de tantos investigadores de lo paranormal, su fama (mal habida) es peculiarmente notoria con respecto a los demás traficantes de misterios debido a las siguientes características:

  • Es mundialmente famoso (eso es lo que se pensaría de una organización supuestamente mundial que él mismo fundó y preside).
  • Es el más importante en el mundo.
  • Es el más grande de todos los tiempos.
  • Es uno de los escritores más importantes de México, en especial por Cañitas.

Aunado a estas muestras de humildad y sencillez, es sabido que Carlos Trejo ha logrado relacionarse con gente de los medios para obtener su actual estatus. Debo resaltar el hecho de que han sido los mismos medios los que han actuado de manera irresponsable al no ofrecer espacios a la perspectiva crítica y racional de lo paranormal, dejando sin alternativa a quienes buscan un apoyo en las disparatadas ideas de los investigadores de lo paranormal (parapsicólogos).

Por ejemplo, un anuncio del estrambótico Walter Mercado en t.v. ofrece solución a problemas (de una forma muy general), y para ello da fe con un testimonio de alguien que encontró solvencia a sus penas y angustias gracias a la "línea psíquica de Walter". Sin embargo nunca se hace la aclaración de que ese testimonio es una vil dramatización. Pero ya sabemos lo honestos que son estos personajes.
Lo mismo ha sucedido con Carlos Trejo, pues le han abierto muchas puertas en espacios de radio y t.v. que en nuestro país son menos afortunados en eso de difundir información de calidad intelectual y cultural. Ahí Trejo, el más importante investigador de lo paranormal, ha difundido sus sandeces sin que nadie objete a ello, como si de verdades o hechos científicos se tratasen.

Sin embargo tengo que reconocer que alguna vez algún programa ofreció espacio a personas que pudieron objetar las afirmaciones de Trejo, tal fue el caso de un psicólogo (verdadero). Pero en este reconocimiento, no puedo dejar de lado el hecho del único objetivo que la mayoría de los medios en México tienen (como las televisoras): Elevar sus niveles de rating con la polémica, el morbo y el sensacionalismo caliente. Pero de ese asunto no me ocuparé ahora.

 

El libro Cañitas

¿En verdad merece Carlos Trejo ser llamado escritor (uno de los mejores)?

La pregunta realmente es ofensiva tanto para lectores como para escritores respetables, pues ninguno estaría de acuerdo en apoyar esta idea (misma que Trejo ha proclamado sin pena ni vergüenza alguna en diversos programas de la televisión mexicana, sobre todo en el de Adal Ramones). En su prólogo, dentro de esta nueva edición (corregida y aumentada), Trejo se refiere a la parapsicología como una ciencia. Una ciencia que según él "se basa en narraciones de una o varias personas". Sabemos como funciona el método científico (el testimonio no le pertenece), y sabemos también que la parapsicología no es una ciencia en definitiva. Además Trejo nos advierte que "no desea convencer a nadie" ... ¡Ay de aquel incauto que le creé!

A las seis de la tarde se desatan las fuerzas del mal ...

Esta premisa se encuentra varias ocasiones en el libro. ¿No bromea Carlos? ¿Y por qué a las seis y no a las nueve? Cabría preguntarse también si el ente al que Trejo describe, deseaba matarlo a él y a sus conocidos, ¿por qué no, al poseerlos, hizo que se encajaran un cuchillo o que se lo encajaran a alguien más? ¿Por qué si un ser maligno puede hacer todo esto, no puede matar rápida y eficazmente a sus víctimas? Si un ser tan poderoso puede convertir las cortinas de tela en muros de concreto, ¿no puede eliminar a Carlos Trejo y por el contrario dejarlo vivir en el mismo lugar donde reside por más de una década? Por supuesto, para quien haya leído tanto el libro azul como el libro rojo de Cañitas, es notorio el hecho de que un análisis simple a este librajo lo deja en la categoría de papel sanitario. En definitiva no pasa el examen para calificar a Trejo como uno de los mejores escritores de México, sino como el peor. Debo agregar que el hecho de haber reeditado el libro es un esfuerzo futíl, que demuestra que Trejo nunca tuvo en mente otra idea que la de sacar dinero con la vendimia de su ficción (que en su primer edición ya nadie compraba).

Es esta nueva edición pues (revisada y aumentada, que no corregida), un pésimo trabajo editorial, un libro que entre la página 48 y 49 posee 16 páginas sin numerar, y por lo tanto no consecutivas, esto sin mencionar los errores gramaticales propios del cantinflismo de Trejo ("... te voy a matar perra, junto con la mayoría de todos ustedes"). Revisemos algunas citas del tan apodado libro Cañitas "Reloaded":

La casa #51 en la calle Cañitas:

Según relatos de Trejo, debajo de su hogar (precisamente en el patio), hubo alguna vez catacumbas aztecas. Esta conclusión comenzó a partir de una supuesta investigación que el propio Trejo hizo en los Archivos Generales de la Nación, y culminó cuando también supuestamente Carlos realizó excabaciones en su hogar para hallar supuestas evidencias de dichas catacumbas y de unos restos humanos.

Algunas afirmaciones descabelladas:

En los cantares de Carlos Trejo (recordemos que también dice ser compositor y tener una banda de rock), ha habido afirmaciones realmente descabelladas, lo cual es referirse, por mi parte, al hecho de un modo muy suave. Sus disparates anticientíficos (por no mencionar sus palabras altisonantes) y "evidencias" en video no han hecho más que demostrar que de científico este hombre no tiene nada, y de cazafantasmas menos (apelativo cuya autoría endilga a Cristina Saralegui). Su modo violento de reaccionar ante la crítica y a la competencia (en el mercado de lo paranormal) lo evidencían como todo un criminal, un egomaniaco y hasta psicópata (de hecho el análisis que hacen de John Reed en UFOWatchdog es algo que se ajusta mucho a Carlos Trejo).

¿Carlos Trejo, la figura pública #1 de México, en prisión?

No tengo seguridad de cuantas veces Carlos Trejo ha ido a prisión, pero tengo conocimiento de que ya estuvo una vez. El encarcelamiento se lo ganó a raíz de calumnias y difamaciones que emprendió contra el matrimonio de los Dray (investigadores de la TCI), originarios de francia y residentes nacionalizados en México, fundaron una asociación civil debido al trágico fallecimiento de su única hija Karinne. El 11 de mayo del 2001 se giró orden de aprehensión contra Carlos Enrique Trejo Ávila por el delito de difamación (difamaciones que según el testimonio del propio matrimonio Dray, incluyeron obscenidades hacia su hija fallecida). El acta que precedió a su orden de aprehensión fue la TOL/AC/II/8188/2000 y la orden emitida el 17 de abril del 2001 (causa: 129/2001) levantada en la delegación Gustavo A. Madero de la capital mexicana. No está de más mencionar que Carlos Trejo pudo tener ese problema varias veces más (multiplicado por el número de personas a las que difamó, entre los que se cuentan también varios traficantes de misterios y su servidor, autor de este artículo).

Conclusiones:

El psicólogo Héctor Escobar en una investigación profunda del caso, determinó que Carlos Trejo es un psicópata. La tragedia de la muerte de su primer esposa obedece a causas completamente verificables y fuera del marco paranormal. El libro Cañitas es una ficción incoherente y en ocasiones inconexa, que pierde sentido dejando de lado detalles que son mencionados y luego olvidados (a esto literariamente se le conoce como el conflicto que crece a saltos). Durante algún tiempo el libro fue anunciado por el departamento de Marketing de editorial Planeta dentro de la categoría "no-ficción". Envié un mensaje a dicha editorial cuestionando tal anuncio. Tiempo después la editorial me respondió excusándose por ello con el pretexto de que vendían libros para todos los gustos, aunque más tarde la categoría de "no-ficción" pasó a la de "ficción" para el escrito de Trejo (eso es algo que dentro de todo se puede celebrar).