Pirámides legales

Otro de los tantos productos que de EUA llegan, en esta ocasión nos referimos a compañias como Amway, Forever Living Products o Herbalife (todas ellas muy semejantes), excelentes ejemplos de trancisión entre una secta y una pirámide legal. Son similares a una secta por la sencilla razón de que son organizaciones que integran subdivisiones que se encargan de conseguir dinero y nuevos "adeptos" usando la manipulación y evadiendo o censurando la crítica interna, e incluso acosando a sus exmiembros y disidentes.

Amway

Es un sistema de ventas multinivel, si acaso la transnacional más grande de su tipo en el mundo. Una compañía multimillonaria que basa sus ventas en productos de consumo para el hogar y de uso personal. Los trabajadores del nivel más bajo de esta compañía se dedican a reclutar gente como distribuidores "independientes" de productos Amway, comprando unos cuantos dólares en mercancía a quienes los reclutaron. Su meta es reclutar cada vez más distribuidores. El ingreso es generado por la venta de esa mercancía del distribuidor más los "subdividendos" de las ventas de aquellos a quienes reclutaron (jerárquicamente sus descendientes).

Quienes defienden Amway, asumen como una ofensa (y hasta ilegal) afirmar que su método de ventas y reclutamiento sea semejante a una pirámide o cadena. Es cierto que en sus modus operandi no hay nada ilegal, pero Amway es en definitiva una pirámide legal.

Los clientes reales de Amway no son aquellos que tan solo compran un jabón o detergente, sino presisamente los reclutados. ¿Por qué no ir simplemente a un almacén a comprar sus productos para la venta? Porque en una reunión se les platica que una gran oportunidad les ha llegado mientras beben una tacita de café. En el transcurso de esa plática, pueden simplemente comprar un producto que genera ingresos a quien los invitó, o pueden convertirse en distribuidores, y así cada venta de estos últimos distribuidores genera ganancias al reclutador inicial.

Según la propia compañía, sus ventas anuales generan millones de USD$ y cuentan con cerca de 3 millones de distribuidores (¡Caramba! Quisiera estar a la cabeza!). Lo normal siendo un distribuidor o reclutador es NO HACERSE ADINERADO. El distribuidor promedio apenas vende el 19% de sus productos a consumidores NO afiliados a Amway. El resto es consumido o vendido a otros distribuidores. Más allá de mejorar sus ingresos, la mayoría de los que llegan a ser distribuidores de Amway acaban perdiendo su dinero.

Es apenas una minoría (los de la cima) la gente adinerada y apoderada, dedicados más bien a vender material "motivador" y organizar seminarios para los del siguiente nivel (más abajo). A los reclutadores/distribuidores sólo les queda tener fe, devoción y esperanza en su compañía y productos.